WWD_en

“Agua y Desarrollo Sostenible” 22 de Marzo, Día Mundial del Agua

Como cada año desde 1993, el próximo día 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua. Este día, fijado en el calendario por la Asamblea General de las Naciones Unidas, sirve para destacar la función esencial del agua, reflexionar sobre los problemas derivados de su uso y debatir sobre cómo deben ser gestionados los recursos hídricos para asegurar su acceso en el futuro.
Cada Día Mundial del Agua destaca una cuestión diferente respecto a la gestión del agua. El tema de 2015 es “Agua y Desarrollo Sostenible” tratando de crear conciencia sobre el acceso al agua y al saneamiento y su relación con todas las aéreas esenciales como la salud, la alimentación, la industria, etc.
El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental”, recuerda la convocatoria oficial de la ONU para este año. “El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al medio ambiente.

De acuerdo con la temática elegida para este año “Agua y Desarrollo Sostenible” podemos considerar que existen a nivel global dos retos fundamentales, la gestión eficiente de los recursos hídricos y el acceso global al agua.

La gestión sostenible de los recursos hídricos es una de las materias de mayor preocupación, siendo necesaria la toma de medidas en todos los sectores (agrícola, industrial, etc.) para garantizar su disponibilidad en el futuro.
En la actualidad la producción de alimentos es la actividad humana con un mayor consumo de agua a nivel global, suponiendo más del 70% del agua consumida a nivel global. A modo de ejemplo, la producción de 1 kg de arroz requiere de 3.500 litros de agua, mientras que la de 1 kg de carne supera los 15.000. Las previsiones de la ONU indican que en 2050 será necesario producir globalmente un 60% más de alimentos, siendo el consumo de agua actual insostenible.
El sector industrial también plantea retos a medio plazo respecto al consumo de agua. La fabricación de todos los productos requiere de agua, cuya demanda en términos industriales se espera que se multiplique por 4 en los próximos 50 años.
De este modo, la eficiencia en el uso del agua y el desarrollo de tecnologías de tratamiento que permitan su reutilización, serán campos fundamentales de investigación los próximos años.

El segundo reto fundamental en gestión hídrica es la falta de infraestructuras de potabilización y saneamiento, y los efectos que causa en el acceso al agua en países en vías de desarrollo. Aunque aún queda un largo camino por recorrer en esta materia, durante los 22 años en los que se ha celebrado el Día Mundial del Agua se han observado avances significativos en este reto.
En 1990 se estimaba que 1/3 de la población mundial (2300 millones de personas) no tenían acceso a agua potable, principalmente en zonas rurales de países en vías de desarrollo. Estos números se han reducido significativamente y en la actualidad, de acuerdo con el informe publicado por UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) «Progresos en el acceso al agua potable», el 89% de la población mundial tiene acceso al agua potable y el 64% a instalaciones de saneamiento público.
A pesar de las mejoras conseguidas, todavía más de 770 millones de personas no tienen acceso a agua potable, y más de 2500 millones no tienen acceso a instalaciones de saneamiento. Se estima que en los países en vías de desarrollo más del 90% de las aguas residuales son vertidas sin haber sido sometidas previamente a ningún tipo de tratamiento, contaminando las mismas masas de agua que son utilizadas para el consumo.
Aproximadamente 4 millones de personas mueren anualmente en países en vías de desarrollo por enfermedades causadas por la falta de las infraestructuras mínimas de potabilización y saneamiento. Existe una relación directa entre la implantación de instalaciones de este tipo y el incremento en esperanza de vida de un país, como pudo observarse en Europa en el XIX con el desarrollo de estas infraestructuras. Como ejemplo documentado, las mejoras realizadas en París y Lyon durante la segunda mitad del XIX se consideran la causa directa del incremento en la esperanza de vida de 33 a 45-50 años durante este periodo de tiempo.

De acuerdo con estimaciones de la ONU, la inversión necesaria para lograr el acceso total a agua potable y saneamiento a nivel mundial sería de aproximadamente 1/2 billón de dólares. Estos mismos cálculos indican que el retorno de esta inversión sería hasta 5.5 veces mayor, como resultado de las mejoras en las condiciones sanitarias, el aumento en la esperanza de vida, y el uso eficiente del agua.
La necesidad de abordar estos retos muestra la importancia de realizar labores de investigación en el sector del agua, desarrollando nuevos sistemas de tratamiento y reutilización de aguas residuales. Estas tareas de I+D también permitirán la optimización y abaratamiento de tecnologías de potabilización y saneamiento, facilitando su implantación en países en vías de desarrollo.

En la actualidad, el Área de Medioambiente de CETIM desarrolla varias líneas de investigación en el campo del tratamiento de aguas, orientadas al desarrollo de tecnologías que mejoren la eficacia de los sistemas convencionales de tratamiento. De este modo, se pretende favorecer la sostenibilidad del sector hídrico mediante la implantación de nuevas tecnologías de tratamiento que permitan la reutilización de aguas residuales de un modo seguro y energéticamente eficiente.

Fuentes
Día Mundial del Agua 2015 (#WorldWaterDay)
http://www.unwater.org/worldwaterday/learn