foto

Reciclaje de residuos de construcción: una nueva línea de investigación

Existe una creciente y necesaria preocupación por la sostenibilidad de las materias primas usadas en nuestro tiempo. Dicha preocupación deriva en dos vertientes: usando materiales cuya fabricación sea más respetuosa con el medio ambiente y reutilizando residuos dotándolos de una nueva utilidad.
El mundo de los materiales de construcción no es una excepción. La problemática se centra por un lado en la gran cantidad de CO2 que genera la industria cementera, así como su gran consumo energético; y por otro en la erosión y deterioro del paisaje con canteras de áridos.
Los residuos provenientes de construcción y demolición (denominados RCD´s) son los residuos sólidos más voluminosos en España, generándose entre 30 y 40 millones de toneladas al año. Resulta evidente que el reaprovechamiento de tan abundante residuo resulta muy interesante, tanto a nivel medioambiental como económico.
En los últimos años se han puesto en marcha una gran cantidad de plantas de RCD´s, tanto a nivel regional como nacional, en las que se separan sus componentes (hormigón, metales, cartones, ladrillos, piedra, cerámicos, etc.). Hasta el momento, el reciclaje de RCD´s se ha limitado a la separación y reaprovechamiento de la parte inorgánica de los mismos para dar lugar a áridos reciclados, a través de trenes de molienda y tamizado. Dichos áridos son introducidos en la fabricación de un nuevo hormigón, con buenos resultados.
CETIM ha comenzado recientemente a desarrollar nuevas líneas de investigación dentro del campo de materiales inorgánicos. En concreto, está realizando estudios para el desarrollo de nuevos hormigones geopolímero usando métodos de activación por disolución alcalina de hormigón, áridos y partículas inorgánicas provenientes de materiales reciclados. Dicho geopolímero puede igualar y mejorar las propiedades de hormigones convencionales, con la ventaja fundamental de no necesitar nuevo cemento para el fraguado.
Las aplicaciones reales de este tipo son cada vez más comunes, como demuestra el reciente uso de 70.000 Tn de hormigón geopolímero en la construcción de un aeropuerto en Brisbane (Australia), evitando la emisión de 6.600 Tn de CO2.

Fuentes:
II Plan nacional de residuos de construcción y demolición (2007-2015)
www.arcodega.org
http://www.cedexmateriales.vsf.es/view/ficha.aspx?idresiduo=447&idmenu=457
http://www.geopolymer.org/news/70000-tonnes-geopolymer-concrete-airport